Cómo limpiar la lengua correctamente – Guía para principiantes

La limpieza de la lengua es un ritual de higiene personal que muchas personas dan por sentado. Por desgracia, la suciedad de la lengua, la cual se puede eliminar con un cepillo lingual que se acumula con el tiempo puede provocar varios problemas:

  • Los olores – el mal aliento puede provenir de algo más que de tus dientes. – el mal aliento puede provenir de algo más que de los dientes.
  • La placa – esta materia pegajosa puede provocar caries dentales. – Esta sustancia pegajosa puede provocar caries dentales.
  • El sarro: la acumulación en el interior de los dientes les da un aspecto opaco y blanco. Esto los hace más susceptibles a la caries, que es otra forma de crecimiento de las bacterias bucales que se muestran en la foto de arriba.

¿Qué se puede hacer para mantener la lengua limpia?

La mayoría de la gente no piensa en mantener la lengua limpia, pero en realidad es una de las zonas más importantes de la cavidad bucal. La lengua es el lugar donde se disuelve la mayor parte de nuestra dieta y los dientes. Cuando la lengua se reseca, puede provocar mal aliento y caries. La sequedad lingual crónica puede hacer que la lengua parezca más gruesa y «plástica» de lo que realmente es. Esto conlleva un mayor riesgo de caries.

La sequedad lingual crónica es una queja común entre las personas con sensibilidad a alimentos como los lácteos, los huevos, el pescado, los cacahuetes, la soja y el trigo. El efecto irritante de estos alimentos hace que la lengua se vuelva más seca y más propensa a mancharse.

Cómo limpiar la lengua correctamente

Para mantener la lengua sana, límpiala. Una limpieza regular eliminará las bacterias y el exceso de saliva, dejando la lengua limpia, sana y libre de olores. La lengua debe limpiarse de 2 a 3 veces por semana, o según las recomendaciones de su dentista.

Utilice un gel suave con sabor para limpiar la lengua. El gel se puede comprar en las farmacias. Aunque la Asociación Dental Americana no lo recomienda, puede utilizar bicarbonato de sodio en su lugar. El bicarbonato de sodio es un mineral natural que puede utilizarse para limpiar los dientes.

Utiliza un cepillo suave para frotar suavemente la lengua. Para los dientes sensibles, puedes utilizar un cepillo más suave, como un cepillo de dientes con cerdas más blandas.

Con un poco de agua tibia y un depresor lingual de plástico suave, separa la lengua y limpia el interior de la boca. Con un bastoncillo de algodón, barre suavemente el interior de la lengua. Para las manchas persistentes, utilice un ácido suave como el bicarbonato de sodio.

Utiliza un enjuague bucal suave sin alcohol para limpiar el interior de la boca. Los enjuagues bucales que contienen alcohol contienen sustancias químicas que pueden dañar los dientes, las encías y el esmalte dental.

Enjuaga la lengua con agua para eliminar el exceso de agua y el depresor lingual para eliminar el exceso de lengua.

Utiliza un cepillo de dientes suave para limpiar suavemente el interior de los dientes.

Utilice un enjuague suave de agua salada para limpiar los dientes y las encías.

Utiliza un enjuague bucal antiséptico suave para limpiar e hidratar la boca.

Utiliza un cepillo de dientes suave para limpiar los dientes y las encías.

Al terminar, utiliza un enjuague bucal antiséptico suave para limpiar los dientes.

Utilice una luz brillante para eliminar los elementos oscuros de la habitación y reducir la posibilidad de contaminación cruzada.

Utiliza un enjuague bucal suave sin alcohol para limpiar el interior de la boca.

Si tienes los dientes sensibles, utiliza un cepillo de dientes suave para limpiarlos.

Utiliza un enjuague suave de agua salada para limpiar los dientes y las encías.

Utiliza un enjuague bucal antiséptico suave para limpiar e hidratar la boca.

Utiliza un cepillo de dientes suave para limpiar los dientes y las encías.

Al terminar, utiliza un enjuague bucal antiséptico suave para limpiar los dientes.

Calmar la boca: ¿comida o bebida?

Si tienes la mandíbula tensa o los dientes se te ponen blancos rápidamente, prueba a dar un sorbo a tu bebida favorita insípida como el agua o, si prefieres un sabor más fuerte, el café. Esto ayudará a calmar tu boca y hará que tus dientes tengan un aspecto más atractivo.

Si no eres goloso y puedes retrasar la ingesta de dulces hasta después de la comida, esto puede ayudar a prevenir la flacidez de los dientes. Si estás luchando con una mandíbula tensa o con dientes que se están poniendo blancos rápidamente, prueba a tomar tu bebida sosa favorita como el agua o, si prefieres un sabor más fuerte, el café. Si no eres goloso y puedes retrasar la ingesta de dulces hasta después de la comida, esto puede ayudar a prevenir la flacidez de los dientes.

Envoltura

Para limpiar el interior de la boca, utiliza un envoltorio de plástico blando en lugar de un tenedor de plástico duro. Esto le permitirá eliminar más alimentos y evitará que la placa y las bacterias se acumulen en el envoltorio. Procura que tus envoltorios estén desgastados o sean viejos. Los envoltorios más nuevos tienen un peor índice de acidez en comparación con los más antiguos. Los envoltorios desgastados contendrán más ácidos y serán menos eficaces para neutralizar las toxinas en su boca.

Utiliza un cepillo de dientes suave para cepillar suavemente tus dientes y encías.

Utiliza un depresor lingual suave para presionar ligeramente la lengua contra los dientes. Si tienes los dientes sensibles, utiliza un depresor lingual más suave, como un cepillo de dientes con cerdas más blandas.

Utiliza un envoltorio de plástico suave en lugar de un tenedor de plástico duro. Esto le permitirá eliminar más alimentos y evitará que la placa y las bacterias se acumulen en el envoltorio.

Efectos secundarios del uso de una dentadura postiza

Aunque las prótesis dentales pueden ser la opción adecuada para algunas personas, existen algunos efectos secundarios que debes conocer.

Los aparatos dentales no son una buena idea. Los aparatos dentales pueden provocar una alineación desigual de los dientes y dificultar el cepillado y la alimentación.

Además, los pacientes que llevan aparatos dentales suelen tener un mayor riesgo de rechinar los dientes, un problema que provoca mal aliento y daños en el esmalte dental.

Conclusión

Si lleva un tiempo luchando contra el mal aliento, probablemente sea hora de que se haga una revisión.

Hay una gran variedad de formas de limpiar la lengua, y es importante seguir utilizándolas para mantener los dientes y las encías sanos.

Mantén tus dientes y encías limpios y notarás la diferencia en pocos meses.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.