Cómo evitar el contagio de ETS – Consejos para hombres

El contagio de las enfermedades de transmisión sexual puede prevenirse por diversos medios. Es importante entender que algunas ETS son más difíciles de prevenir que otras. Algunos ejemplos son la gonorrea y la clamidia. Sin embargo, la mayoría de las personas saben que no deben contagiarse cuando tienen relaciones sexuales, y casi todo el mundo sabe que debe evitar las relaciones sexuales con una pareja desconocida. La buena noticia es que el proceso científico de prevención de enfermedades ha avanzado considerablemente en los últimos años. Los resultados se resumen a continuación para que puedas ir un paso por delante cuando te relaciones con nuevas parejas.

Conoce los diferentes tipos de enfermedades de transmisión sexual.

Todas las enfermedades de transmisión sexual se propagan a través del intercambio de fluidos corporales (por ejemplo, sangre, semen, secreciones vaginales y aceites del ano, la boca y los órganos sexuales). Al conocer los diferentes tipos de enfermedades, estarás mejor equipado para reconocerlas y evitarlas. La gonorrea y la clamidia son infecciones bacterianas. La sífilis es una infección bacteriana. El VIH es un retrovirus que puede transmitirse mediante relaciones sexuales sin protección. El herpes es una infección vírica. Aunque la mayoría de las ETS se pueden curar, también pueden ser afecciones de muy larga duración. La gonorrea y la clamidia no suelen desaparecer por sí solas. La sífilis y el herpes también son curables.

Usar preservativos

Los preservativos son la forma más eficaz de prevenir el contagio de muchas ETS. Contienen un compuesto de goma sintética o látex y asteriscos (es decir, la ciencia de los materiales) que hacen referencia a varias cosas relacionadas con el sexo (por ejemplo, salud, protección, riesgo). Sin embargo, los preservativos no ofrecen protección contra todas las posibles ETS. Sólo evitan el contagio del VIH. Algunas ETS, como la sífilis y el herpes, se contagian por contacto directo. Otras, como la gonorrea, la clamidia y la tricomoniasis (una infección bacteriana que provoca verrugas), se propagan por contacto con objetos (por ejemplo, líquidos, tierra, células de la piel). Asegurarse de utilizar un preservativo cada vez que se mantienen relaciones sexuales puede reducir considerablemente el riesgo de contraer una ETS. Esto incluye a las parejas masculinas y femeninas por igual.

Practicar el sexo seguro

La mejor manera de prevenir el contagio de las ETS es practicar el sexo seguro. Esto significa tomar algunas precauciones básicas cuando se es sexualmente activo. Éstas incluyen el uso de un preservativo cada vez que tengas relaciones sexuales, evitar compartir recursos como el alcohol, el jabón y las toallas, y conocer tu historial sexual correcto con todas las parejas que hayas tenido. También es importante conocer tu historial sexual correcto. Esto significa hacer una investigación adicional para conocer las experiencias sexuales anteriores de su pareja. Esto se debe a que algunas ETS se transmiten entre parejas a través de las relaciones sexuales.

Habla con tu pareja sobre el sexo seguro

El sexo es increíble. También es importante recordar que no tiene por qué ser mágico. Puedes tener relaciones sexuales seguras y placenteras en cualquier momento. Sin embargo, si no quieres involucrarte en el sexo, es importante que le digas a tu pareja cómo quieres hacerlo. Esto puede incluir cosas como las posiciones con las que te sientes cómodo, lo que te gustaría hacer y si te gustaría o no ser estudiante del Cuerpo de Entrenamiento de Oficiales de la Reserva (ROTC).

Hazte las pruebas de ETS

Cuando sepas que tienes una ETS, lo primero que debes hacer es buscar un médico. Esto se debe a que una ETS puede ser bastante pélvica o abdominal y puede pasar fácilmente desapercibida. Una vez que tengas el número del médico, puedes llamarlo para concertar una cita para hablar de tu salud. Lo más importante es que te cuides. Esto significa no estar demasiado centrado en sí mismo. También debes dedicar tiempo a una alimentación sana, al ejercicio y al sueño. Practicarlos te ayudará a mantenerte sano y fuerte.

Conclusión

El contagio de enfermedades de transmisión sexual puede prevenirse por diversos medios. Es importante entender que algunas ETS son más difíciles de prevenir que otras. Algunos ejemplos son la gonorrea y la clamidia. Sin embargo, la mayoría de las personas saben que no deben contraerlas cuando tienen relaciones sexuales, y casi todo el mundo sabe que debe evitar las relaciones sexuales con una pareja desconocida. La buena noticia es que el proceso científico de prevención de enfermedades ha avanzado considerablemente en los últimos años. Los resultados se resumen a continuación para que puedas ir un paso por delante cuando tengas relaciones sexuales con nuevas parejas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.